Tesis Aislada num. XXX.1o.7 P (10a.), Primer Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito, 31 de Marzo de 2013 (Tesis Aisladas) - Jurisprudencia - VLEX 471653306

Tesis Aislada num. XXX.1o.7 P (10a.), Primer Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito, 31 de Marzo de 2013 (Tesis Aisladas)

Emisor:Primer Tribunal Colegiado del Trigésimo Circuito
Número de Resolución:XXX.1o.7 P (10a.)
Localizacion:[TA] ; 10a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; Libro XVIII, Marzo de 2013; Tomo 3; Pág. 2049. XXX.1o.7 P (10a.).
Materia:Constitucional
Fecha de Publicación:31 de Marzo de 2013
RESUMEN

PERDÓN DEL OFENDIDO EN EL DELITO DE ATENTADOS AL PUDOR. SI LA VÍCTIMA ES MENOR DE EDAD Y SUS PADRES LO OTORGAN, NO DEBE SOBRESEERSE EN LA CAUSA DE ORIGEN PUES, ATENDIENDO AL INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR DEBE IMPEDIRSE SU REVICTIMIZACIÓN EN EL PROCESO JUDICIAL (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE AGUASCALIENTES).

 
EXTRACTO GRATUITO

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la tesis 1a. XV/2011, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, T.X., febrero de 2011, página 616, de rubro: "INTERÉS SUPERIOR DEL NIÑO. FUNCIÓN EN EL ÁMBITO JURISDICCIONAL.", estableció que el interés superior del niño es un principio rector y orientador de la actividad interpretativa de los órganos jurisdiccionales relacionada con cualquier norma jurídica que tenga que aplicarse cuando puedan afectarse sus derechos. Por su parte, del "Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que afecten a niñas, niños y adolescentes" emitido por el Máximo Tribunal del País en febrero de 2012, se advierte que las decisiones de los tribunales deben evitar cualquier circunstancia que ponga en situación de vulnerabilidad a un menor que fue víctima de un delito. En ese sentido, los artículos 306, 307 y 308, fracción IV, de la Legislación Penal para el Estado de Aguascalientes, establecen que la víctima u ofendido del delito podrá otorgar el perdón al inculpado en cualquier etapa del procedimiento respecto de los ilícitos perseguibles por querella, entre ellos el de atentados al pudor, deben interpretarse sistemáticamente con los derechos previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales y las leyes de protección de la niñez, con la finalidad de hacer prevalecer los del infante. Por tanto, si los padres de un menor víctima de dicho ilícito otorgan el perdón a su agresor sexual, no debe sobreseerse en la causa de origen, ya que las consecuencias del proceso judicial no pueden incrementar sustancialmente el impacto negativo que puede ocasionar en aquél esta determinación, mucho menos cuando el delito aconteció dentro de su entorno familiar, pues dados los lazos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA