Ejecutoria num. I.7o.C. J/3, Tribunales Colegiados de Circuito - Jurisprudencia - VLEX 26829006

Ejecutoria num. I.7o.C. J/3, Tribunales Colegiados de Circuito

Emisor:Tribunales Colegiados de Circuito
Número de Resolución:I.7o.C. J/3
Fecha de Publicación: 1 de Abril de 1998
RESUMEN

AMPARO DIRECTO 917/98. MARÍA GUADALUPE PALACIOS DE MARTÍNEZ.VIOLACIONES PROCESALES. PARALELAMENTE A SU ALEGACIÓN EN AMPARO DIRECTO, DEBEN COMBATIRSE LOS RAZONAMIENTOS QUE DECLARARON INFUNDADO O IMPROCEDENTE EL RECURSO ORDINARIO QUE EN SU CONTRA SE HAYA HECHO VALER.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

AMPARO DIRECTO 917/98. M.G.P.D.M..

CONSIDERANDO:

QUINTO

Antes de entrar en materia, es conveniente señalar que la quejosa cuestiona, en tanto se refiere a ambas, las sentencias de primera y segunda instancias; empero, aquélla no es ni puede ser materia del juicio constitucional, pues en su contra se hizo valer el recurso de apelación y el fallo ahí pronunciado también se reclama, de todo lo cual se sigue que cesaron los efectos de la resolución natural, merced a la que se dictó en la alzada y, por tanto, no ha lugar al examen de su constitucionalidad.

SEXTO

En virtud de merecer el mismo tratamiento, se abordarán conjuntamente los conceptos de violación, mismos que son inoperantes, cuenta habida de que pretenden cuestiones inadmisibles en la suprema instancia, además de que dejan de combatir las consideraciones que sustentan la sentencia reclamada.

A fin de respaldar lo anterior, es menester recordar que respecto a los temas de la caducidad de la instancia y de la prescripción del título de crédito, la Sala expresó:

1) Lo relativo a la caducidad de la instancia no es materia del recurso de apelación contra la sentencia definitiva, debido a que el Juez natural, en auto de dieciocho de marzo de mil novecientos noventa y siete, determinó que no había lugar a la referida caducidad, contra la cual se alzó la parte interesada; sin embargo, el recurso se declaró desierto, de aquí que es un aspecto definido y su condición de cosa juzgada es ya insuperable.

2) Cierto es que el J. no se ocupó de la posible prescripción del título de crédito base de la acción, pero ello fue porque no se opuso la excepción respectiva por la parte demandada, de tal modo que fue imposible que el juzgador examinara lo que no se le propuso, más porque el procedimiento mercantil es de estricto derecho.

Tales razonamientos no son combatidos por la hoy quejosa, de tal suerte que, por dejarse en pie, surten plenos efectos y han de continuar rigiendo el sentido del fallo reclamado, en términos del criterio sostenido por esta unidad federal al resolver el juicio de amparo directo 6001/91, promovido por J.R.V., el diez de septiembre de mil novecientos noventa y dos, por unanimidad de votos, siendo ponente el Magistrado C.G.R.C., que se aprobó en sesión de veinticuatro de ese mismo mes y año, que dice:

VIOLACIONES PROCESALES. PARALELAMENTE A SU ALEGACIÓN EN AMPARO DIRECTO, DEBEN COMBATIRSE LOS RAZONAMIENTOS QUE DECLARARON INFUNDADO O IMPROCEDENTE EL RECURSO ORDINARIO QUE EN SU CONTRA SE HAYA HECHO VALER.-El artículo 161 de la Ley Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 Constitucionales, que establece lo comúnmente conocido como reglas para la preparación del amparo, prevé la necesidad de que se impugne la violación que se hubiere cometido mediante los recursos señalados por la ley ordinaria, en los términos y condiciones en el propio numeral indicados. De tal dispositivo se sigue un principio de definitividad propio de las cuestiones de esta índole y por lo tanto, si el medio de defensa hecho valer se declara improcedente o infundado, los conceptos de violación ante todo deben encaminarse a combatir los argumentos que sustenten tales pronunciamientos, lo que se corrobora si se tiene en cuenta que la determinación adoptada en el medio de defensa hecho...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA